Enfermedad ulcerosa: ¿qué es y cómo se manifiesta?

Hablamos de enfermedad ulcerosa cuando la úlcera se localiza en el lugar de resistencia natural a la agresividad del jugo gástrico, es decir, el estómago y el duodeno. En ningún caso se producen úlceras en el esófago o detrás del duodeno. Estamos hablando de una enfermedad crónica que se presenta en los pacientes durante un periodo de tiempo prolongado. Si la dificultad remite, a menudo se produce una reaparición del problema (la llamada recurrencia de la enfermedad). En la mayoría de los casos, el diagnóstico de la enfermedad se basa en la presencia de la infección por Helicobacter pylori (90% de las úlceras duodenales y 60-80% de las gástricas). La enfermedad surge en cualquier momento, pero con mayor frecuencia entre los 30 y los 40 años. Sin embargo, hay algunos casos en los que el inicio de la enfermedad se produce antes.

Son varios los factores que intervienen en la aparición de la enfermedad al mismo tiempo. Entre ellos se encuentran la acidez del jugo gástrico, la infección por Helicobacter pylori, ciertos medicamentos, la alteración del suministro de sangre a la mucosa gástrica y, por último, pero no menos importante, el estrés.

¿Cómo se sabe realmente si algo va mal?

El síntoma básico de la enfermedad es el dolor en el epigastrio. Esto varía según la localización de la úlcera. En el caso de las úlceras gástricas, se produce poco después de comer y también se acompaña de náuseas o vómitos. En las úlceras duodenales, el dolor se produce durante más tiempo después de comer, a menudo dos o más horas. El síntoma típico de una úlcera duodenal es el dolor que despierta al paciente del sueño. A diferencia de las úlceras gástricas, este dolor responde bien a la alimentación.

Dado que se trata de una enfermedad crónica, es decir, que aqueja al paciente durante mucho tiempo, a menudo de por vida. También tiene muchas complicaciones que pueden amenazar directamente la vida del paciente.

Una de las complicaciones más comunes es el sangrado de una úlcera. Se produce por el mecanismo de que la úlcera „mordisquea“ un vaso sanguíneo en la pared del estómago o del duodeno. El sangrado es fácil de reconocer. Si procede de la zona duodenal o se trata de una pequeña hemorragia del estómago, habrá un marcado cambio en el color de las heces. Se trata de la llamada melena. Se trata de unas heces oscuras y alquitranadas que se componen de sangre digerida. Si hay una hemorragia masiva del estómago, el paciente vomita la sangre ligeramente digerida con los jugos gástricos. Esto se asemeja al aspecto de „los posos del café“.

Otra complicación grave es la perforación o perforación del estómago o del duodeno. Se trata de una complicación con un curso grave, en la que la vida del paciente está amenazada y debe buscar ayuda profesional inmediata. Se manifiesta como un dolor agudo o de choque en el estómago y luego en todo el abdomen.

Penetración (penetración de la úlcera en las estructuras circundantes) y pilorostenosis (estrechamiento de la parte de transición del estómago hacia el duodeno) son complicaciones de carácter crónico, que surgen gradualmente y, por tanto, no tienen un curso tan dramático. Sin embargo, esto no significa que no sean serios en sí mismos.

En la moderna y agitada sociedad actual, la enfermedad de la úlcera es una enfermedad muy común que no debe ser subestimada. Con la detección temprana, es posible un tratamiento de calidad y exitoso. Sin embargo, lo contrario puede tener un final desafortunado.

Fuente: 1t.cz

post

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.