¿Cómo inducir el parto?

Un embarazo sano suele durar entre 38 y 42 semanas. Después de este tiempo, el bebé corre el riesgo de sufrir complicaciones y puede ser inducido en el hospital. Sin embargo, el transcurso de este procedimiento puede ser muy incómodo y muchas mujeres optan por la inducción del parto en casa. Si este es tu caso, prueba nuestros consejos sobre cómo inducir el parto de forma natural.

Inducción o inducción del parto en el hospital

Antes de enumerar cómo inducir el parto en casa, conviene también especificar el procedimiento para inducir el parto en el hospital. En la práctica, se pueden encontrar tres tipos de soluciones: el uso de un fármaco, pastillas de hormonas o la aplicación de una sujeción hamiltoniana.

La sujeción hamiltoniana se realiza cuando las vías están preparadas para el parto. En esta situación, el obstetra introduce un dedo en la vagina y con un movimiento circular afloja la parte inferior de las bolsas amnióticas y libera prostaglandinas -hormonas que relajan el útero. Este método de inducción del parto suele ir acompañado de pellizcos, ardor o incluso dolor, por lo que muchas mujeres tratan de evitarlo.

Fuera de la transferencia, estos métodos de inducción del parto se aplican cuando se sospecha que un feto está dañado o cuando se drena líquido amniótico al final del embarazo.

13 consejos para inducir el parto

Para empezar, es importante señalar que ninguna de las formas de inducir el parto en casa son 100% efectivas y no funcionarán hasta que tu cuerpo y el feto estén preparados para el acto completo del parto. Así que ten paciencia y no tires la toalla de inmediato. También puedes probar a combinar consejos para aumentar tus posibilidades de éxito.

#1 Linaza

La linaza ayuda a ablandar las heces y, por lo tanto, los intestinos, que así pueden despejar más fácilmente el canal de parto,lo que puede ayudar a tu bebé a llegar al mundo. Tritura la linaza en una batidora. Se recomienda su uso a partir de la semana 34 de embarazo.

#2 Té de frambuesa

La otra opción es tomar un té de frambuesa. Esta forma de inducir el parto se recomienda a partir de la semana 35 de embarazo. Sin embargo, no puedes equivocarte aunque lo tomes desde la primera semana. Esto ayudará a tus órganos a prepararse para el parto. Preparar el té de frambuesa es sencillo:

  1. Preparar un litro de agua.
  2. Preparar una cucharada de frambuesas.
  3. Hacer vapor.
  4. Dejar infusionar durante 15 minutos.

.

Puedes consumir té de frambuesa hasta tres veces al día para inducir el parto.

3# Aceite de judías

Una solución común cuando se intenta inducir el parto en casa es consumir aceite de onagra. El aceite de onagra ayuda a ablandar el cuello del útero y se recomienda a partir de la semana 36 de embarazo. Se debe tomar una cucharadita por la mañana y otra por la noche, y también se puede optar por la forma de pastillas, que se pueden adquirir en una farmacia habitual.

#4 Baño caliente

Un baño caliente también puede tener un efecto positivo en la inducción del parto, ya que tiene la propiedad de iniciar o calmar las contracciones. El agua no debe estar a más de 40°C y puedes complementar el baño en sí con una ducha para masajear el abdomen. Calentar el abdomen tiene un efecto similar.

#5 Estimulación del pezón

Puedes combinar la estimulación del pezón con agua caliente. Es decir, 2-3 minutos de roce o masaje con una frecuencia horaria. Por lo que debes tomar un tiempo de descanso entre cada «ronda». La estimulación del pezón libera la hormona oxitocina en el cuerpo y, por lo tanto, puede ayudar a inducir el parto considerablemente. Se recomienda practicarla a partir de la semana 39 de embarazo.

#6 Modificación de la dieta

Alimentos específicos también pueden ayudar a inducir el parto, como la piña o el zumo de piña, que acelera la maduración cervical. Luego, el regaliz natural sin azúcar innecesario, que también puedes conseguir en forma de pastillas. El regaliz tiene efectos proliferativos y provoca calambres que de nuevo pueden inducir el parto.

#7 Sentadillas y otros ejercicios para inducir el parto

Probablemente la respuesta más antigua a la pregunta de cómo inducir el parto es el esfuerzo físico. No importa tanto si eliges fregar el suelo a cuatro patas, bailar, balancearte en un globo, ponerte en cuclillas o subir escaleras. También podrías salir a caminar, por ejemplo; lo importante es el movimiento.

Lo único que debes evitar es lavar ventanas o cargar cosas pesadas. Así que no elijas algo innecesariamente pesado. El paseo corto o subir escaleras mencionado anteriormente será suficiente.

#8 Comida picante

Otra forma de irritar los intestinos y acelerar el parto es comiendo comida picante. Así que puedes añadir un poco de chile a tu cena o quizás pedir comida en un restaurante indio.

#9 Vino tinto y vino caliente

Aparte de la comida, pues, las bebidas también pueden incluirse entre los consejos para inducir el parto. En concreto, el vino tinto y el vino caliente. También puedes añadir canela a tu infusión para aumentar su eficacia.

#10 Bebida de verbena con especias

La bebida de verbena especiada se puede consumir a lo largo del día. Prepárala hirviendo de 10 a 12 clavos, añadiendo dos ramas de canela, una cucharadita de jengibre negro y una cucharada de verbena. Deja que la mezcla haga hervir durante un rato y luego hierve a fuego lento durante media hora.

#11 Aceite de ricino

Un medio para inducir el parto en casa puede ser el aceite de ricino mezclado con un chorro de slivovitz, vodka u otro alcohol. Se vierte en un decilitro de aceite de ricino y se completa con, por ejemplo, zumo de albaricoque al gusto.

#12 Relaciones sexuales

Como uno de los consejos más comunes para inducir el parto, es probable que escuches el coito. Eso es porque el semen contiene prostaglandina, que también se utiliza en los hospitales para inducir el parto. Por tanto, el sexo puede considerarse una preparación al parto. Además del semen, el orgasmo tiene un efecto positivo en la inducción del parto.

#13 Masaje

El último consejo para inducir el parto es el masaje. Este puede ser un masaje de básicamente cualquier cosa. Lo importante es relajarse y desconectar. Tal vez un poco de calma en el estrés te hará bien y entonces el bebé se apuntará a una salida. Definitivamente, una dosis extra de confort y relajación no viene mal en esta época tan ajetreada, ¿verdad?

Fuente: 1t

post

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.