¿Cómo cuidar un tatuaje para que dure mucho tiempo?

Para que el aspecto del tatuaje sea perfecto y duradero, es necesario no sólo elegir un tatuador experto, sino también descubrir cómo cuidar el tatuaje. Repasemos con nosotros algunos puntos que ayudarán a conseguir un resultado perfecto.

1) Elegir un estudio de tatuajes

Antes, a la hora de elegir un tatuador, nos guiábamos principalmente por la experiencia de nuestros familiares o amigos. Hoy en día, en línea, todo es, por supuesto, mucho más fácil, pero el principio sigue siendo el mismo. Elige un artista o salón de tatuajes basándote en las reseñas y en la experiencia de los clientes, y por supuesto debes tener una licencia de tatuaje.

Y no olvides que los tatuajes probablemente pasarán el resto de tu vida contigo. Así que no escatimes en ello y no intentes buscar la opción más barata. Por el contrario, pague más por la calidad y la atención de primera categoría.

2) Antes de acudir a un tatuador

¿Has pedido ya una cita para hacerte un tatuaje? Entonces es el momento de prepararse. Y no sólo mentalmente. Debes tener una piel sana y sin alteraciones sin eczemas, heridas o cicatrices y lunares en el lugar en el que estará tu futuro tatuaje. En caso contrario, consulta primero a un tatuador. Aunque la zona esté bien, no está de más darle cuidados regulares e hidratación antes del tatuaje.

Y recuerde que 24 horas antes del tatuaje, no debe tomar bebidas alcohólicas o con cafeína ni tomar sustancias psicotrópicas o de otro tipo que puedan provocar un aumento de la hemorragia.

3) Cómo cuidar un nuevo tatuaje

¿Has tenido un tatuaje exitoso? Luego llega el momento de los cuidados exhaustivos. Cuanto mejor cuides tu tatuaje, mejor será el resultado general. Normalmente, los tatuajes se curan con costras en 7 – 10 días, pero también puedes elegir un método moderno más rápido en el que una película especial ayuda al proceso de curación.

Lavado suave pero eficaz

Ya sea que opte por una lámina clásica o por un moderno vendaje con nutrientes, una vez que se quite la lámina, el cuidado depende de usted. Una vez que hayas descubierto el tatuaje, lávalo con agua tibia y un jabón antibacteriano suave. Utiliza una toalla limpia o una toalla de papel para secarla – para que no pueda entrar en contacto con las bacterias.

Repite el proceso de lavado 3 veces al día y seca la zona con mucho cuidado aplicando una toalla. Frotar con demasiada fuerza podría erosionar aún más la piel o desgarrar la piel y la tinta del tatuaje.

Lubrica, lubrica, pero no te excedas

Si la herida ya está cicatrizada y seca (normalmente al 2º – 3er día después del tatuaje), es necesario lubricar siempre el tatuaje después de lavarlo. Para el cuidado, elige cremas curativas, que tu tatuador estará encantado de recomendarte. Aplique la crema en una capa fina para que la piel pueda absorberla y el tatuaje pueda respirar mientras se cura.

Continúe la lubricación idealmente durante dos semanas o hasta que la piel esté completamente curada. Propagación a intervalos regulares 2 – 4 veces al día. Mantenga la piel flexible, especialmente durante el tiempo en que el tatuaje está formando costras que, de lo contrario, podrían picar incómodamente.

En las siguientes semanas, en lugar de utilizar un producto especial, bastará con una crema más ligera que contenga pantenol, vitamina E u otros ingredientes que ayuden a la regeneración de la piel.

4) Añade lo menos posible al agua

A menos que el tatuaje se haya curado completamente, evite el agua. En lugar de un baño, opta por una ducha rápida y remoja el tatuaje durante no más de los 2 – 3 minutos más necesarios. Olvídate de las piscinas y zonas de baño públicas, los estanques o el mar, que podrían provocarte una desagradable infección.

5) Limitar la exposición al sol y las actividades deportivas

Sol directo o camas de bronceado no son definitivamente adecuados para un tatuaje reciente. Así que trate de limitar las actividades deportivas más intensas que puedan alterar el tatuaje – ya sea por el movimiento o el sudor. Además, no tomes bebidas alcohólicas o con cafeína durante las 24 horas posteriores al tatuaje, y evita otras sustancias que puedan hacer sangrar el tatuaje.

Otros consejos para el cuidado de los tatuajes

En sólo cinco puntos hemos cubierto lo más básico, pero tenemos más consejos sobre cómo cuidar tu tatuaje y qué evitar.

  • Mantener una higiene adecuada – al fin y al cabo, un tatuaje es una herida abierta a través de la cual pueden entrar sustancias peligrosas o bacterias en el cuerpo.
  • Y después de que el tatuaje haya cicatrizado, lubrica con cremas corporales nutritivas y protégete de los rayos del sol con un protector solar suficientemente fuerte. Esto lo mantendrá como nuevo durante muchos años. 
  • No cubra el tatuaje – a no ser que sea una película especial de curación – y déjelo respirar libremente. Llevar ropa holgada y cómoda que no presione el tatuaje.
  • Deje que la cicatrización proceda libremente y no pele las costras. Se caerán por sí solas una vez que la piel de debajo se haya curado completamente.
  • Ponte ropa más oscura que no te dé pena durante la primera semana. Esto se debe a que los tatuajes a veces pueden dejar ver el exceso de color con facilidad.
  • No dejes que el tatuaje se seque y mantenlo adecuadamente hidratado en todo momento. Una herida no curada podría agrietarse fácilmente.

Fuente: 1t.cz

post

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.